Skip to main content Accessibility help
×
Home
  • Print publication year: 2015
  • Online publication date: December 2015

7 - Las mujeres en la revolución

  • Nuria Cruz-Cámara, Associate Professor of Hispanic Studies and Director of Graduate Studies in the Department of Modern Foreign Languages and Literatures of the University of Tennessee
  • Publisher: Boydell & Brewer
  • pp 151-166

Summary

hombre público. m. El que tiene presencia e influjo

en la vida social.

mujer perdida, o mujer pública. f. Prostituta.

Real Academia Española

A woman outside of her home loses her greatest luster,

and, despoiled of her real ornaments, she displays

herself indecently…. Whatever she may do, one feels

that in public she is not in her place.

Jean-Jacques Rousseau

Revolution was like the unruly woman: It threatened

to turn the social order on its head.

Gay L. Gullickson

The royal captives … were slowly moved along,

amidst the horrid yells, the shrilling screams, and

frantic dances … and all the unutterable abominations

of the furies of hell, in the abused shape of the vilest of

women.

Edmund Burke

A lo largo de su vida, Federica Montseny reivindicó con orgullo a las mujeres que de un modo u otro habían tomado un papel activo en la lucha por la consecución de la anarquía y, una vez inmersa en el ambiente prerrevolucionario de la Segunda República, adoptó una clara postura a favor de su intervención en la lucha armada. La representación de las revolucionarias merece especial atención porque toca de lleno la cuestión de la diferencia sexual, ya que puede argüirse que la participación en el terreno bélico constituye la forma más visible de “masculinización” de las mujeres. El campo de batalla, observa Angela K. Smith, “presents the ultimate location for ‘being a man’” (Introduction 2), y la conveniencia o no de que las mujeres participen en él es una cuestión que todavía levanta polémica en nuestros días. A pesar de sus ideas sobre los “riesgos” de virilización que, supuestamente, corría el tipo garçonne de mujer moderna, Montseny no censura la ocupación femenina de este espacio quintaesencia de lo masculino, sino que, por el contrario, exalta a las que se unen a las insurrecciones revolucionarias.